TICKETS EN ES

CANTIGAS DE ALFONSO X

CANTIGA 383 1

Cómo Santa María de Sigüenza protegió a una mujer que quería entrar

en una nave y cayó en el mar, y la salvó y sacó Santa María

El fondo del mar tan firme / hace como la tierra dura

a los suyos Santa María, / Señora de muy gran generosidad.

De esta vez tengo un milagro / grande y muy maravilloso,

que hizo la Santa Virgen, / Madre del Rey glorioso,

por una mujer que tenía / el corazón deseoso

de servirla noche y día. / Y fue en Acre 2.

En la ciudad de Sigüenza / que es muy rico obispado;

al lado de gran iglesia 3 / hay un lugar apartado

que llaman Santa María / la Antigua 4, a la que con gusto

iba esa mujer buena / y en ésto estaba su cuidado.

Esta mujer tenía una hija / a la que mucho amaba,

y en la voluntad de / cada una de ellas entraba

ir a ver el Sepulcro / de Jerusalén, y daba

de lo suyo a quien la guiase / para poder ir más segura.

Y después de haber hecho ésto, / se fue enseguida de viaje

y llevó consigo a su hija / para que no fuese sola,

que encontrar no podría / para sí mejor compañera.

Y pasó por muchas tierras, / y tal fue su suerte.

Que pasó el mar en salvo / sin ningún detenimiento,

que mientras fueron por él/ siempre tuvieron muy buen viento;

y desde que estuvieron en Acre,/ sin otra dilación

fueron a ver el Sepulcro / en tiempo de calor.

Y después de haberlo visto, / de nuevo hicieron romerías

por los lugares más santos / desta tierra donde el Mesías

Jesucristo, Dios y hombre, / andó; y pocos días

regresaron a Acre, / pero no como quien tiene prisa.

Haciendo muy larga estancia/ en Acre; no se quedaron allí,

sino pronto se dirigieron / al puerto y rogaron

a aquel que tenía una nave/ que las llevase, y pugnaron

por entrar muy deprisa en la nave. / Pero fue tan grande la prisa.

De entrar allí, y queriendo / subir por una escalera

del batel, en esa nave/ subió la hija primero,

y después la madre/ pensando ser experta

en subir deprisa, en el agua/ cayó con sus vestidos.

Y cayendo, iba clamando / con grandes gritos:

“Socórreme, Gloriosa, / Santa María la Antigua

de Sigüenza, en quien confío, / y haz que mi romería

acabe cumplidamente”. / Y de inmediato de la altura

De los cielos la Virgen Santa/ la socorrió y condujo

a pie por el fondo del agua/ bajo la nave, y la sacó

muy lejos de la otra parte / en el mar, y después la devolvió

arriba viva y sana./ Y tan pronto desde la altura.

Todos cuantos esto vieron / quedaron muy maravillados,

y las rodillas en tierra/ pusieron luego enseguida

y a la Virgen muy Santa/ le dirigen alabanzas

diciendo: “Bendita seas, / de los afligidos protectora”.

Y pues esta mujer buena / por la Virgen fue protegida

así como ya oísteis, / y a su tierra regresada,

tuvo en la Iglesia Antigua / novenas, y muy alabada

fue entonces Santa María / por ella, e hizo cordura.

Relata refero.

Felipe Peces Rata
Canónigo-Archivero de la Catedral de Sigüenza

1 CANTIGA: Antigua composición poética gallega (cantega) destinada al canto.

2 ACRE: San Juan de Acre (Siria). Ciudad marítima. Famosa por sus asedios árabes en 636, por los cruzados en 1104 y 1191, por Saladino en 1187 y por Napoleón en 1799. Fue la antigua Ptolemaida.

3 CATEDRAL.

4 MONASTERIO HERMANAS CLARISAS.

Don`t copy text!